FTX presenta una oferta conjunta para comprar los activos de Voyager Digital

El imperio de la criptomoneda de Sam Bankman-Fried ha hecho una oferta para comprar los activos digitales de Voyager Digital, que se había declarado en quiebra a principios de este mes y había congelado las cuentas de los clientes.

Como parte de su propuesta, las filiales de Bankman-Fried, FTX y Alameda Ventures, permitirían a los clientes la posibilidad de obtener liquidez para sus cuentas de Voyager a través de nuevas cuentas en FTX.

«En virtud de esta transacción, los clientes de Voyager recibirían al menos una liquidez parcial de forma inmediata, y la oportunidad de retirar esa liquidez o reinvertirla libremente en los activos digitales de su elección», escribieron los abogados de FTX y Alameda en una carta dirigida a los asesores de Voyager en Kirkland & Ellis y Moelis & Co.

Voyager dijo en los documentos judiciales que tenía 1.100 millones de dólares en obligaciones de préstamos totales que se le debían, incluyendo 654 millones de dólares del fondo de cobertura Three Arrows, que a su vez había quebrado por las apuestas de cripto que salieron mal, incluyendo las relacionadas con el colapso de la stablecoin Terra/Luna. Como Voyager no podía satisfacer cada vez más las demandas de retirada de los clientes, el 1 de julio congeló toda la actividad de negociación y retirada de fondos en su plataforma.

Los abogados de Voyager habían comunicado al tribunal federal de quiebras de Nueva York que propondría una reorganización independiente y un proceso paralelo para vender la empresa o sus activos. El viernes, Voyager dijo que cerca de 40 compradores potenciales habían firmado acuerdos de confidencialidad para iniciar la diligencia debida. Ha propuesto una fecha límite para la presentación de ofertas, el 26 de agosto, y una subasta para ello tres días después.

Bankman-Fried, según la carta de su abogado, pretende adelantarse a ese proceso solicitando una respuesta inicial a Voyager antes del martes 26 de julio y firmando un acuerdo negociado durante el fin de semana siguiente.

FTX y Alameda dijeron que la adquisición de los criptoactivos de Voyager y los préstamos de criptoactivos, excepto el de Three Arrows, serían adquiridos por Alameda «en efectivo inmediatamente disponible a un valor justo de mercado». El segundo paso de la transacción permitiría a los titulares de las cuentas de Voyager obtener su parte del efectivo en una cuenta FTX donde podrían seguir invirtiendo en cripto.

«Los clientes no tienen ninguna obligación de inscribirse en FTX y hacerlo sería totalmente voluntario . . . Cualquier cliente que no desee inscribirse en FTX seguiría conservando todos sus derechos y reclamaciones en el procedimiento de quiebra, pero no recibiría un acceso temprano a una distribución sobre su reclamación a través de FTX», decía la carta.

Bankman-Fried, multimillonario de 30 años, es ya un actor crucial en Voyager. Alameda ha tomado prestados 377 millones de dólares en criptodivisas de Voyager, su segundo mayor préstamo después del concedido a Three Arrows. Alameda también había prestado 75 millones de dólares a Voyager a principios de este año, cuando se encontraba en dificultades. Como parte de su propuesta de adquisición, Alameda dijo que estaba dispuesta a cancelar ese préstamo. También era propietaria de casi una décima parte de las acciones de Voyager, que cotizan en Toronto y que carecen de valor.

«Incluso aquellos clientes que desean estar ‘largos’ en criptodivisas no deberían ser forzados a hacerlo manteniendo créditos no garantizados en una compañía en bancarrota, al menos no cuando hay una oportunidad de recibir efectivo inmediatamente», decía la carta.