Comparando la caída del mercado de 2022 con el criptoinvierno de 2018,

El negocio de las criptomonedas está en medio de una de sus fases más críticas en su breve existencia.

Desde que alcanzó un máximo histórico de 69.000 dólares en noviembre de 2021, el Bitcoin ha perdido el 55% de su valor. Terra, el segundo mayor ecosistema de DeFi, se derrumbó hace apenas unas semanas, dejando atrás la mayor pérdida sustancial de dinero de la historia reciente. LUNA y UST, los tokens séptimo y décimo más grandes por capitalización de mercado, perdieron casi 60.000 millones de dólares en cuestión de días, haciendo que los inversores minoristas, institucionales e incluso corporativos perdieran dinero.

Para complicar más las cosas, la correlación entre las criptomonedas y los mercados de valores alcanzó un máximo histórico en 2022, el peor año para los mercados de capitales desde la Segunda Guerra Mundial. La guerra en Ucrania, la mayor inflación en 40 años y las políticas monetarias actuales son solo algunos de los vientos en contra que favorecen una tendencia bajista desde hace seis meses.

El desasosiego de mirar directamente a otro criptoinvierno es palpable. Sin embargo, la industria ha experimentado una evolución acelerada desde 2018, cuando el último invierno duró unos 18 meses, dejando congelados en la memoria cientos de proyectos nacidos durante la era de las ICO.

Este informe compara el criptoinvierno de 2018 con la actual tendencia bajista de seis meses en un intento de evaluar si se avecina un criptoinvierno, y qué puede esperar la industria del cripto en los próximos meses.

La era de las ICO y el primer criptoinvierno

En 2017, el espacio de las criptomonedas estaba experimentando su primera fase de expansión notable alimentada por el boom de las ICO que culminó con la primera gran carrera alcista en diciembre de ese año. Numerosas startups existentes y nuevos proyectos aprovecharon el novedoso concepto de aprovechar las criptodivisas como mecanismo de financiación.

Había optimismo en torno a una recuperación económica continuada desde la perspectiva macro, con algunas cicatrices aún visibles de la Gran Recesión de 2008. Fortnite, de Epic, generó 8.500 millones de dólares en ingresos anuales, mientras que Apple se convirtió en la marca más valiosa. Los valores tecnológicos y digitales prosperaban.

La euforia en torno a las criptomonedas atrajo una cantidad récord de capital al espacio, la mayoría de ellos procedentes de inversores minoristas no apalancados. Muchas empresas cambiaron sus nombres para incluir la palabra «blockchain» o «cripto», mientras que algunas empresas incluso decidieron cambiar toda su actividad para seguir la tendencia, algo que recuerda extrañamente a la burbuja de las puntocom.

Sin embargo, la industria del blockchain estaba menos adoptada y aún menos regulada que hoy. Solo 104 dapps estaban en funcionamiento a finales de 2017, cuando la capitalización total del mercado de criptodivisas superó los 800.000 millones de dólares por primera vez en la historia en el punto álgido de la carrera alcista. Criptodivisas como BCH, MIOTA, DASH y XMR acompañaron a BTC, ETH, LTC y XRP en el top 10 de tokens por capitalización de mercado.

La falta de regulaciones y el excesivo capital arrojado a los proyectos de bajo rendimiento convirtieron rápidamente a la naciente industria en insostenible. Se estima que el 90% de los proyectos concebidos durante la era de las ICOs fracasaron menos de seis meses después de su lanzamiento. Aun así, proyectos que se convirtieron en pilares de la industria actual, como Decentraland y Enjin, nacieron gracias a las ICO.

Las múltiples estafas y los proyectos fallidos crearon una sensación de incertidumbre en torno a la industria. Y después de que el precio de BTC viera un nuevo máximo histórico, alcanzando casi 20.000 dólares en diciembre de 2017, una serie de eventos pusieron suficiente presión en la industria para convertir la mayor carrera alcista jamás vista en el comienzo de un agotador invierno criptográfico.

Paralelamente al máximo histórico de BTC, se lanzaron los primeros futuros basados en Bitcoin en el CME, la mayor bolsa de derivados del mundo. Los inversores institucionales se pusieron en cortocircuito en masa con el Bitcoin, aplicando una presión de venta sin precedentes al activo digital.

Además, durante los meses siguientes, los rumores de que Corea del Sur, China y otras naciones asiáticas podrían prohibir el comercio de criptomonedas, junto con el hackeo de Coincheck en el que se perdieron 530 millones de dólares, lo que provocó la paralización de la bolsa japonesa OTC, atrajeron a los osos de nuevo al mercado.

DeFi, NFT y juegos impulsan la carrera de 2021

En 2021, el criptoinvierno era un recuerdo lejano. La carrera alcista hizo que el BTC superara los 60.000 dólares y que la capitalización del mercado de criptodivisas superara los 2 billones de dólares por primera vez en abril de ese año. BTC y ETH se consolidaron como las dos principales criptodivisas con BNB, USDT, DOT, ADA, UNI y LINK mostrando la nueva cara de la industria.

En este punto, la industria de las dapp comenzó a cosechar las semillas plantadas durante el invierno de hace dos años. Las tres categorías principales del sector -DeFi, NFT y juegos- mostraron un crecimiento exponencial durante la mayor parte de 2021, atrayendo a millones de nuevos usuarios y miles de millones en inversiones. Los paradigmas de la Web3, como la interoperabilidad multicadena y el «play-to-earn» (jugar para ganar), estuvieron en pleno apogeo.

Por ejemplo, el espacio DeFi vio cómo el valor encerrado en sus contratos inteligentes superaba los 200.000 millones de dólares en todos los protocolos en noviembre del año pasado. El paradigma multicadena ayudó a blockchains como Polygon y Avalanche a convertirse en anfitriones de ecosistemas DeFi con miles de millones de valor bloqueado.

Las NFT también explotaron, ya que el espacio generó más de 22.000 millones de dólares en volumen de operaciones el año pasado. Al mismo tiempo, se calcula que las 100 colecciones de Ethereum más valiosas tenían una capitalización de mercado de 16.700 millones de dólares. Artistas de NFT como Beeple, Pak y Fewocious llevaron a las NFT al escenario principal. Colecciones como CryptoPunks y BAYC se convirtieron en un fenómeno cultural con el poder de atraer a celebridades y marcas al espacio. Con las NFT que permiten la propiedad y la autenticación, se reveló el potencial de este caso de uso de blockchain.

Al igual que las NFT, los juegos basados en blockchain crecieron exponencialmente durante 2021. Las dapps de juegos como Axie Infinity, Upland y Alien Worlds compensan a sus jugadores con criptomonedas y NFT, creando nuevas fuentes de ingresos. La popularidad de este tipo de juegos, especialmente en las economías emergentes, dio origen al concepto de «jugar para ganar».

Cuando la industria parecía estar preparada para sacar provecho de su reciente expansión, el cambio de marca de Facebook creó un nuevo ciclo de publicidad en torno a la narrativa metaversa. Las criptomonedas y NFT relacionadas con el metaverso experimentaron un crecimiento visible de la demanda, lo que dio lugar a una apreciación considerable del valor. En el cuarto trimestre de 2021, las dapps metaversas generaron más de 330 millones de dólares en ventas de NFT de más de 50.000 operadores únicos. Los VC y otros inversores vertieron un capital récord en proyectos metaversos y de juegos basados en blockchain.

En noviembre del año pasado, la industria del blockchain alcanzó su techo actual. El BTC alcanzó los 69.000 dólares, creciendo un 360% en un año. Ethereum y la mayor parte del mercado de criptomonedas también alcanzaron su máximo en el mismo mes. La capitalización del mercado de criptodivisas superó los 2,8 billones de dólares tras el anuncio de Meta. Había un sentimiento de optimismo en todo el sector.

Escenario macro complejo

Adelanta el reloj hasta 2022 y la industria de las dapp está en una posición mucho mejor que hace cuatro años. Cientos de dapps atraen a más de 2,5 millones de carteras activas diarias en más de 50 ecosistemas de blockchain. El perfil de los inversores también es totalmente diferente. Los inversores institucionales y corporativos dominan ahora el panorama de las criptomonedas. La cantidad de criptoactivos acumulados bajo gestión (AUM) se acerca a los 60.000 millones de dólares, ya que la popularidad de los criptoderivados también ha crecido. Al mismo tiempo, las sociedades de capital riesgo y los inversores privados han invertido más de 30.000 millones de dólares en proyectos de blockchains, un tercio de los cuales se ha destinado a proyectos de juegos y mundos virtuales para ayudarles a sentar las bases del metaverso de la Web3.

Sin embargo, desde una perspectiva macro, la situación es diferente a la de 2018. Los efectos negativos acentuados por la guerra en Ucrania suponen un grave desafío para los mercados mundiales. Además, las sospechas de principios de año sobre la inminente subida de los tipos de interés por parte de la FED para contrarrestar el aumento de la inflación se confirmaron hace unas semanas cuando la FED subió los tipos de interés un 0,5% por primera vez en dos años.

Además, las secuelas de la asombrosa racha de impresión de dinero ya están pasando factura. El S&P 500 ha tenido su peor arranque desde la Segunda Guerra Mundial, y la inflación ha alcanzado niveles no vistos en casi 50 años. La suma de estos factores macroeconómicos está llevando a los mercados a lo que parece una recesión.

La situación macroeconómica obstaculizó la tendencia alcista que fue alimentada por el ciclo de hype del metaverso. A pesar de la impresionante evolución que la industria de las dapp observó en los últimos cuatro años, Bitcoin ha perdido el 55% de su valor desde su máximo histórico en noviembre. La situación de Terra puso aún más presión sobre un mercado de criptomonedas que está a punto de experimentar una recesión macroeconómica por primera vez.

¿Se acerca el invierno?

Hay diferencias notables al comparar la serie de factores que provocaron un criptoinvierno en 2018 y lo que estamos viendo ahora mismo. En primer lugar, la industria del blockchain ha pasado de ser un pequeño grupo de redes en silos a una serie de ecosistemas interconectados que atraen a millones de usuarios diarios. Las tres categorías principales: DeFi, NFT y juegos florecieron hasta convertirse en verticales multimillonarias.

Del mismo modo, el perfil del inversor pasó de ser mayoritariamente minorista a grandes instituciones y corporaciones con más poder económico. La concienciación sobre el espacio es mayor que nunca, con patrocinios de criptomonedas en casi todos los deportes importantes y vallas publicitarias que anuncian los productos de Web3 en múltiples ciudades de todo el mundo. El Bitcoin ha sido adoptado como moneda de curso legal y podría actuar como cobertura para países que se enfrentan a la hiperinflación como Venezuela, Argentina y otros.

Lo mismo puede decirse de las NFT. Este tipo de activo digital se está desvinculando de los mercados bursátiles y de criptomonedas, demostrando ser uno de los activos más resistentes de la historia reciente. De forma similar al arte, que históricamente ha sido uno de los vehículos de inversión más resistentes.

El auge de las marcas Web3 que construyen en la vanguardia del metaverso muestra un crecimiento orgánico desde dentro del espacio. Marcas de Web3 como Yuga Labs, The Sandbox y RTFKT se han asociado con numerosos gigantes del comercio, como Adidas, Nike, HSBC, Warner Bros, etc. Estamos asistiendo a un éxodo de talentos de los principales proyectos de Web2 al mundo del blockchain.

A pesar de la importancia que ha adquirido el sector de la cadena de bloques, siguen existiendo retos. El colapso de Terra puso al sector de rodillas. A excepción de DAI y algunos otros tokens, muchas stablecoins, incluyendo Tether, lucharon por mantener su vinculación durante el período de alta volatilidad. Los niveles de confianza en las stablecoins algorítmicas y el espacio, en general, podrían disuadir al dinero inteligente de entrar en el debilitado espacio de DeFi. La seguridad y la normativa son otros temas que requieren una atención especial lo antes posible.

Además de estos desafíos inherentes a la cadena de bloques, la alta correlación récord entre los mercados de valores y de criptomonedas presenta otra carga. Como ya se ha mencionado, los mercados de capitales han tenido su peor comienzo de año desde la década de 1940. Los precios de las acciones tecnológicas de alto vuelo como Netflix, Facebook, Roku, Wix y Robinhood, han caído bruscamente con algunas excepciones. Y como cada día parece más probable una recesión, las perspectivas a corto plazo para los mercados de capitales no parecen prometedoras.

El invierno está aquí

Así que después de evaluar la situación actual y contrastarla con la de 2018, es probable que se avecine un criptoinvierno a pesar de la impresionante madurez de la industria de las dapp y la acelerada expansión de la comunidad Web3.

La situación macroeconómica, junto con el colapso de Terra, podría ser demasiado para el mercado de criptomonedas que ya se enfrenta a una fase de retroceso desde la carrera alcista de Meta. Sin embargo, debido al nivel de adopción, el interés en la industria no debería disminuir tanto como en 2018.

El Bitcoin, las NFT y otras criptomonedas deberían seguir siendo demandadas como una nueva clase de activos digitales con propiedades económicas únicas. Asimismo, la adopción por parte de las empresas y los gobiernos obligará a los legisladores a trabajar en políticas para regular los activos digitales, lo que llevará a los titulares de los medios de comunicación.

Además, hay que tener en cuenta que el mercado de las criptomonedas se compone de ciclos. Los ciclos de consolidación y capitulación son saludables para crear estabilidad financiera en los mercados. Tras el ciclo de bombo y platillo de Meta, se esperaba un retroceso. Sin embargo, la guerra en Ucrania desencadenó una crisis financiera en un momento en que las acciones están más correlacionadas que nunca con las criptomonedas.

Citando a Elon Musk, «las recesiones no son necesariamente algo malo. Yo he pasado por unas cuantas. Y lo que suele ocurrir es que si el auge se prolonga demasiado, se produce una mala asignación del capital. Empieza a llover dinero a espuertas». Algo similar se aplica al invierno de las criptomonedas, un periodo que debería verse como una oportunidad para depurar el mercado. Los proyectos exitosos seguirán construyendo durante los tiempos difíciles, mientras que los proyectos vacíos caerán.

Para los recién llegados, un criptoinvierno puede parecer que la burbuja ha estallado, pero la verdad es que no es así. La industria del blockchain ya ha experimentado inviernos criptográficos en el pasado, pero ha sido resistente. Aunque el espacio está a punto de sufrir su primera recesión, la madurez mostrada a través de múltiples verticales tiene el espacio criptográfico en una buena posición para resistir un mercado bajista prolongado.